Mario Garza, director del departamento de Transporte y Vialidad en Monclova, dijo que las condiciones adversas que aún enfrentan los concesionarios del transporte público, por causa de la pandemia, han generado una relación muy estrecha, entre los transportistas y las autoridades municipales.

En ese sentido, el funcionario dijo que las condiciones económicas que aún persisten aunque ya en menor escala, sigue afectando al transporte público de esta ciudad, porque el desempleo generado a principios del año pasado a causa de la pandemia y la suspensión de clases a miles de estudiantes por el mismo motivo, provocaron que la demanda del transporte bajara drásticamente, impactando el ingreso de los operadores y haciendo difícil a los concesionarios, dar el mantenimiento requerido a las unidades.

Señaló que durante los primeros meses de esta pandemia, se tomaron algunos acuerdos, entre los concesionarios y el municipio, para que no desprotegieran a los usuarios, que seguían utilizando este medio de transporte, entre estos acuerdo fue que la frecuencia en que debían cubrir una ruta se ampliara, entre una unidad y otra, sin dejar de cumplir con los horarios de inicio y fin de actividades, para cada ruta.

Por otra parte informó que han llegado reportes sobre algunas irregularidades,   provocadas por los mismos operadores, “La verdad es que la mayor parte de choferes es gente responsable y educada, que respetan a los usuarios y más cuando se trata de personas de la tercera edad o discapacitados” señaló.

El funcionario indicó que la instrucción del alcalde Alfredo Paredes a todos los departamentos operativos como es el caso de Transporte y Vialidad, tienen el propósito de hacer que el funcionamiento del transporte municipal en esta  administración, sea  eficiente y ordenada y así se va vigilar para que se cumpla, en lo que resta de esta administración, y siempre en beneficio de los usuarios.