El buen corazón de los monclovenses, se manifestó durante los días que azotaron a la ciudad las bajas temperaturas, al hacer la donación de algunos refugios de madera, para que los patos y garzas que se han establecido en el rehabilitado Río Monclova, pudieran refugiarse.

En total son cinco de estas “Casitas”, que fueron colocadas en distintos puntos del Paseo Río Monclova, y que durante los días más fríos registrados esta última semana, protegieron a las aves, a las que también sirvió para depositar sus huevos.

La remodelación del Río Monclova, ha sido atractivo para las garzas y patos, que desde hace meses decidieron quedarse en esta parte de Monclova, donde incluso, ya se han comenzado a reproducir, y muestra de ello son algunos patitos, que tienen poco tiempo de haber salido del cascaron y apenas comienzan a meterse al agua.

Una cuadrilla del departamento de Obras Públicas de Monclova, se dio a la tarea de colocar anclas en los cuatro puntos de cada refugio para evitar que estos sean vandalizadas o que fuertes corrientes de aire que puedan presentarse, las arrastren y destruyan.

El alcalde Alfredo Paredes López, en diversas ocasiones ha hecho la invitación a los ciudadanos, para que atendiendo las medidas preventivas, acudan a pasear en este lugar, del que es satisfactorio ver como la ciudadanía está dispuesta a cuidar el lugar y las especies que hay en este.