Ante el pronóstico de la llegada inminente de lluvias acompañadas de tormentas eléctricas, el departamento de Protección Civil y Bomberos de Monclova, se prepararon para hacer frente a la contingencia que pudiera presentarse y ofrecer el auxilio rápido a los ciudadanos que así pudieran necesitarlo, informó el director de P.C, Agustín Ramos.

Dijo que las instrucciones del alcalde Alfredo Paredes, fueron en el sentido de estar al pendiente de toda la población, especialmente en aquellos puntos donde los escurrimientos son recurrentes como el arroyo de la colonia Asturias, en la Elsa Hernández, el arroyo que atraviesa la empresa Technotrim incluso el Rio Monclova, entre otros.

El funcionario señaló desde el primer momento que fueron enterados de la llegada de las tormentas programadas para tocar tierra monclovense ayer a las 14:00 horas, los equipos integrados por personal de Protección Civil y Bomberos en coordinación con personal de obras públicas para la operación de maquinaria están al pendiente del llamado de auxilio que pudieran hacer los vecinos de cualquier colonia.

“Sabemos que septiembre es un mes lluvioso, sin embargo las condiciones ahora son diferentes a los de años anteriores, porque el drenaje pluvial de la colonia las Flores esta casi terminado y de alguna manera disminuye el riesgo de inundación, por otra parte el desazolve de los arroyos y rio Monclova, hacen que las aguas broncas no encuentren obstáculos y sigan su curso libremente, eliminando cualquier posibilidad de que estos puedan desbordarse”, señaló.

El llamado de Protección Civil a la ciudadanía, es que se mantengan en sus hogares durante las precipitaciones pluviales, “Si no hay a que salir, no salgan y si la lluvia los sorprende fuera de sus domicilios,  esperar en algún lugar hasta que la lluvia disminuya y puedan regresar a sus viviendas”, recomendó.

Explicó que en caso que se presenten vientos huracanados, es posible que se registre la caída de algunos árboles y cables eléctricos, situaciones para las que dijo están preparadas para entrar de inmediato en acción, para eliminar cualquier riesgo que representen los árboles que por lo general son viejos y de gran tamaño.