Un caso fuera de lo común fue el que atendió el departamento de Atención Animal la mañana de ayer, cuando la joven Andrea Hernández, que vive en la zona centro llegó con su mascota “Heidi”, una chivita de apenas un mes de nacida, para que la atendieran, pues se negaba a comer.

Tocó a Javier Paredes Salazar, coordinador de la unidad de Atención y Control Animal, atender a la joven Andrea, dueña de la chivita, de la que explicó que el problema es que no quería comer desde la mañana de ayer y el comportamiento del animalito era tranquilo, cuando en su estado normal, es muy inquieta y juguetona.

Una vez que el animalito fue revisado, le fue aplicado un antibiótico, para tratar de restablecer la salud de heidi, a la que se dará seguimiento durante una semana, para ver cómo evolucionan el ejemplar, de no presentarse ninguna otra novedad, se dará por hecho que la chivita habrá recuperado su salud y que ya se encuentra en mejores condiciones.

Paredes Salazar, dijo que es la primera vez que se atiende a un ejemplar de este tipo, anteriormente habían llevado a consulta, aves, incluso tortugas, afortunadamente los veterinarios que laboran en este departamento, están capacitados y cuentan con amplia experiencia en animales de diferentes especies.

El funcionario, informó que el tratamiento que se aplica a las mascotas, varía de acuerdo al tipo y especie que se trate, aunque hay medicamentos que son de uso general, señaló que en esta administración están conscientes de lo que significa para cualquier persona su mascota, y esto los motiva a tratar de salvar a cualquier animalito.